Han Pasado 40 años

Publicado 24 marzo, 2016 por macuello
Categorías: Uncategorized

Ya hace 40 años de que un golpe militar derrocara al segundo gobierno más constitucional y legítimo de la historia argentina, el de Isabel Martínez de Perón. Ella y su esposo habían obtenido el 61, 85 % de los votos argentinos.

 
Sin embargo, su ex esposo Juan Domingo Perón, quién el 11 de noviembre de 1951 se impuso con el 62,49 % de los sufragios, el mayor histórico, había corrido la misma suerte ya que fue derrocado en junio de 1955 por otro sangriento Golpe cívico – Militar.

 
Los dos tuvieron el mismo fin: “Nuestro objetivo era disciplinar a una sociedad anarquizada; volverla a sus principios, a sus cauces naturales. Con respecto al peronismo, salir de una visión populista, demagógica, que impregnaba a vastos sectores; con relación a la economía, ir a una economía de mercado, liberal. Un nuevo modelo económico, un cambio bastante radical. Queríamos también disciplinar al sindicalismo y al capitalismo prebendario”, señaló Videla.

 
Antes del Golpe Militar de 1976 ya se sabía que en marzo iba a suceder. Como algo tácito, inevitable se consideraban opciones para ese día. Incluso hubo quiénes llevaban listas de compañeros a los que iban a ser sus verdugos: el objetivo era “protegerlos”, así les habían dicho que iba a pasar. Fue todo lo contrario.

 
Tan inevitable parecía ser, que esto les dio tiempo a los militares a confeccionar las listas de quiénes, como luego sucedió, en la misma noche del 24 de marzo, fueron detenidos y luego en su mayoría desaparecidos.

 
Esos detenidos integraron el “conjunto grande de personas que debían morir para ganar la guerra contra la subversión”, según admitió el ex dictador Jorge Rafael Videla un año antes de morir. “completó. (Entrevista con Ceferino Reato)

 
La historia, o por lo menos la crónica de los años pasados sirve para comparar, analizar. El año 1975 fue quizás el más sangriento de todos, en Tucumán había comenzado el “Operativo Independencia” comandado por el General Acdel Vilas, con el objetivo confeso de ”aniquilar la subversión”.

 

Fue una época de una lucha militar en los cerros contra el ERP y de detenciones con Montoneros, pero también en la que cada cinco horas se producía un asesinato político y, cada tres, explotaba una bomba. Sus autores eran los Montoneros, el ERP, las Tres A y los “grupos de tareas” paramilitares de “familiares de muertos por la subversión”.

 
Era explicable el hartazgo de la gente. Pero para esto había una salida: las elecciones de mayo de 1976.

 
No se llegó a ellas. No quisieron que lleguen. Ni los Montoneros, ni los grupos troskistas, ni los dirigentes conservadores de los grandes partidos.

 
Lo que les dio a los militares la posibilidad de ser los nuevos salvadores. Pero estos ya no querían ser solamente los que limpian la basura. Querían gobernar.

 

Muchos de ellos habían ido a los Estados Unidos, donde habían estudiado y capacitado. Donde habían aprendido de los errores de Vietnam. Y se volvieron confesos anticomunistas, sintiéndose parte de un Plan Superior.

 
Del Chile de Salvador Allende sacaron enseñanzas, con un Pinochet que gobernó desde 1973 hasta 1990, también de Uruguay donde se construyó una dictadura Cívico Militar desde 1964 a 1982, Bolivia también de 1964 a 1982 y el poderoso Brasil de 1964 hasta 1985.

 
Queda claro que con estas fechas y los gobiernos que estaban antes de ser derrocados, “populistas”, “ socialistas” o “pro marxistas” había un actor muy importante que estuvo presente: Estados Unidos, y en este caso bajo una cruzada “anticomunista”.

 
No sirve entonces realizar análisis puntillosos sobre lo que nos pasó viendo la historia pequeña de los hombres que actuaban en esa época, ni de sus organizaciones, llámense Tupamaros, Montoneros, ERP,Far, Fap, MIR, Frente Patriótico Manuel Rodríguez, o los partidos políticos.

 
Estos solo fueron parte de intereses supranacionales en la confrontación Occidente vs Comunismo. Estados Unidos vs Unión Soviética.

 
Confrontación que finaliza con el comienzo en 1985 del fin de la Guerra Fría. Período que culminó en 1991. Pasando por la Caída del Muro de Berlín en 1989.

 

Con un gran protagonismo de un Papa, Juan Pablo II. Y en el mundo de hoy otro Papa, este argentino, Francisco.

 
Entonces esos períodos concurren directamente a las etapas de en que nuestros países fueron más o menos libres en la toma de decisiones de los pueblos.

 
Como hasta ahora. A pesar de que frente a nosotros se desarrolla una guerra quizás más vasta que las anteriores. La del fundamentalismo religioso frente a las potencias occidentales.

 
Y todo dentro de un gran marco global que es la batalla del Mundo contra el Cambio Climático.

 
Que son dos confrontaciones signadas ambas por los intereses de las Grandes Empresas Multinacionales.

 
Son las que provocan las guerras, y ganan además con ellas.

 
Ayer en la Argentina sonó muy fuerte una frase: “mi objetivo es destruir a ISIS” dicha por un presidente de EEUU.

 
Y un eco no menos aterrador “nos comprometimos en luchar juntos contra el terrorismo” dicho por uno argentino.

 
Han pasado 40 años, y es como que solo pasó el tiempo

Una ausencia notoria: la de Monseñor Zecca o la Iglesia

Publicado 26 agosto, 2015 por macuello
Categorías: Uncategorized

Mientras los tucumanos se enfrentan entre ellos azuzados por intereses políticos y otros no tanto, no aparecen voces autorizadas con envergadura moral para llamar a la PAZ y al cumplimiento de la Ley.

La ausencia que se siente es la de la Iglesia Católica. Y da miedo. Porque retrotrae a los tempos que el silencio se extendía como una sombra omnímoda que tapaba las desapariciones de personas, el vaciamiento del Estado a beneficios de unos pocos, la expulsión a la pobreza primero, y luego a la miseria a millones de argentinos por la destrucción de sus fuentes de trabajo.

En resumen: quiero la Voz Fuerte de mi Iglesia parando este Aquelarre. No me gustaría que mi Iglesia también esté haciendo política, mezclándose con los intereses partidarios por las posiciones sobre el Aborto, el Matrimonio Igualitario, el nuevo Código Civil y otras que lo separan del actual gobierno.

Cambio de nombre en Salta: De Frente para la Victoria a Frente Justicialista Renovador para la Victoria

Publicado 16 febrero, 2015 por macuello
Categorías: Uncategorized

A veces los cambios de nombres no significan nada, pero en este caso quizás sí.

Veamos. Para estas elecciones provinciales salteñas de mayo de 2015  pareciera que no tiene mayor importancia el cambio de nombre, salvo para reconocer que su sustento (el del Frente) está en el Partido Justicialista, en el Partido Renovador Salteño y en el Partido de la Victoria. De allí su nombre y parece lógico.

Pero si hilamos más fino es nada más o nada menos que decir chau o adiós a la identidad kirchnerista del frente creado por el propio Néstor Kirchner para sortear los condicionamientos que el Partido Justicialista de esa época le imponía en el año 2003.

Si es así, Urtubey y el partido Justicialista de Salta ¿acaso están despidiéndose del kirchnerismo, sin esperar a octubre de este año?. En ese caso cabe preguntarse si fue consensuado este nuevo objetivo político con las demás fuerzas del frente, o por lo menos las más importantes.

Al PRS este cambio de nombre le viene bien, ya que nació como un partido provincial, pero al Partido de la Victoria que tiene un ADN mayoritariamente kirchnerista esto no le viene tan bien.

Quizás allí está la génesis del destrato que acusan sus dirigentes de parte del oficialismo urtubeycista.

Y también es probable que ahí encuentre el conductor salteño el argumento para saber que contará con la lealtad del PV en estas elecciones provinciales. Que la gente del Partido de la Victoria no saltará el cerco hacia el romerismo, debido que para ellos la fórmula Romero-Olmedo es la  Menem-Romero, y la antítesis de lo que no debe volver a suceder.Incluidos los apoyos de Macri y Moyano.

Pero hay otros argumentos a incorporar en este análisis. Entre ellos las elecciones de Octubre, y el rol de Urtubey para ese entonces.

Porque anticipó estas elecciones provinciales pensando en las nacionales y su candidatura.

Si se proyecta la participación en esas elecciones con una fórmula propia, es decir con un Urtubey candidato a Presidente, queda evidente que esto significa llanamente abandonar su participación dentro de las fuerzas en que se mueve hoy la elección del candidato a Presidente por el binomio Peronismo-Kirchnerismo, o sea el oficialismo.

Esto conlleva en el caso de presentar fómula propia, no dar el apoyo a quién sea el candidato que el oficialismo lleve, restando así votos al triunfo o contribuyendo a la derrota,aumentando de esta manera las posibilidades de la oposición, que ni con el aprovechamiento del Caso Nisman  tiene alguna.

Este aislamiento, naturalmente le servirá de puertas adentro, de Salta hacia adentro. Acaso allí esté la explicación de esta creación del Partido provincial, llamado Frente Justicialista Renovador para la Victoria. Si se hubiese llamado Frente Salteño Justicialista Renovador de la Victoria hubiera sido más claro. Pero la intención es la misma.

Fíjese que puse “de la Victoria” en vez de ”para la Victoria”, ya que el primero afirma ese objetivo y el segundo es una expresión de deseos. Esto finalmente se sabrá en las próximas elecciones provinciales.

Siguiendo este análisis, con los mismos argumentos de Urtubey, acaso el Partido de la Victoria podría adelantar el chau a Urtubey en estas elecciones provinciales e ir con candidatos propios, habida cuenta que en octubre deberán participar en solitario sí o sí en el apoyo a un candidato oficialista en el orden nacional, y que esta decisión ya la deberán tomar antes, en las PASO nacionales.

Y si es así, pasará lo mismo que con la decisión de Urtubey, ya no serán parte del triunfo del mismo en Salta o contribuirán a su derrota.

Y todo esto parece revelarlo un simple cambio de nombre. Que no era tan simple.

O solo es una ficción literaria, De literatura política.

El acuerdo Massa – Morales dejó al Faunen al borde de la ruptura

Publicado 7 octubre, 2014 por macuello
Categorías: Uncategorized

Quénes se sienten más perjudicados son los radicales. Tan es así que Julio Cobos pidió la reunión de la Convención partidaria para definir la ubicación del partido para las próximas elecciones. Qué hará Cano en Tucumán.

Lo que pasa es que la jugada jujeña no es la primera que hace Sergio Massa. Ya lo hizo anteriormente en Neuquén, Tucumán, Santa Cruz, Formosa, La Rioja, Santiago del Estero y Tierra del Fuego.

No tiene estructura territorial en todo el país, eso lo desvela, más ahora que se alejó del peronismo. Sabe que Scioli es su máximo contrincante y que la estructura territorial de los gobernadores peronistas se vuelca para el mismo. Por ello realiza acuerdos y movimientos que suenan extraños.

Por ejemplo en Tucumán, los primeros apóstoles fueron los Mellizos Orellana, con los que se enfrentó Gerónimo Vargas Aignasse por el quién fue el “illuminati” que eligió a Massa primero. Superado esto, se anuncia con bombos y platillos el acuerdo Mario Koltan con Sergio Massa para ser el candidato a gobernador massista, y a pesar de ello, también se tentó a José Cano para el mismo lugar.

Cano ya recibió reprimendas de su partido por su acercamiento con Macri. No quiere que le pase lo mismo con Massa y afirma, “tengo diálogo con Massa pero jamás me iré del radicalismo”.

Por otra parte “Pino” Solanas está que trina con la inefable Lilita Carrió, por la propuesta de la misma de una Alianza con Macri. Es que está a las antípodas de su postura ideológica. Considera que los radicales, como los socialistas de Binner son primos hermanos, de la centro izquierda vernácula, todo lo contrario a Macri que comulga posiciones de derecha, como lo atestigua que Pablo Walter senador bussista, sea su jefe de campaña.

Binner, otro de los presidenciables del FAUnen, comenzó a mostrarse junto a Cobos en un intento de ordenar la tropa y transmitir confianza en el electorado. No les fue bien a ambos. Por eso Julio Cobos hace ese llamado a la Convención de la UCR.

En el camino se olvidó que el germen del abandono partidario lo implantó él cuando fue vicepresidente de Néstor Kirchner.

Los radicales del interior se sienten débiles al no estar protegidos por una figura fuerte para  Presidente. Intuyen que desde sus filas no saldrá alguien que pueda competir con el candidato que lleve el Peronismo y el kirchmerismo. Saben que en el mejor de los casos están condenados a repetir la experiencia de la Alianza.

Por eso “orejean” los naipes mientras el tiempo se les va. Quieren pelear por la gobernación en sus terruños. Seguramente se volcarán a Massa o Macri, uno de los dos. No pueden ser ambos.

Y buscarán que la Convención les apruebe la jugada. Lo que lleva a la conclusión de que las gobernaciones provinciales van a ser influidas por las nacionales, a pesar que en la mayoría de las provincias estas no son simultáneas.

Mientras tanto en la vereda de enfrente, la proliferación de candidatos del Modelo, encabezados por Scioli, seguido por Randazzo, Rossi, Julián Domínguez, Urubarri, Urtubey, muestra que hay figuras de sobra para ser candidatos a presidente. Que no les falta buscar extranjeros para ello.

Pero todo dependerá, como siempre, de que pasa con la economía. Como casi siempre.

 

Bussi: murió, no lo mataron

Publicado 30 noviembre, 2011 por macuello
Categorías: Uncategorized

Murió sin confesar donde están los restos de los desaparecidos. Degradado del Ejército, sentenciado como genocida por crímenes de lesa humanidad, impedido de ser diputado nacional por ‘inhabilidad moral’ por sus cuentas en Suiza, no pudo tampoco asumir como intendente electo de la capital tucumana. La Justicia estaba en marcha.

Fue gobernador de Tucumán de facto y de la democracia. Murió en una clínica. Una muerte natural, sin violencia.

Antonio Domingo Bussi falleció ayer, en una cama de una clínica tucumana. Su corazón se detuvo, después de una vida agitada, que lo llevó a ser protagonista de la historia argentina. Murió en una cama, no lo mataron, lejos de los temores que lo llevaron a vivir armado durante su vida.

Su juicio, y posterior condena junto con Luciano B. Menéndez, por la muerte del ex senador Guillermo Vargas Aignasse, se convirtió en un caso testimonial de la Justicia argentina. Justamente en su última batalla política, había triunfado con muy poca diferencia de votos en las elecciones para intendente de San Miguel de Tucumán. Su contrincante era Gerónimo Vargas Aignasse, hijo del senador desaparecido.

Fue condenado a cadena perpetua. Su edad y condición física permitieron el cambio de la cárcel común por un arresto domiciliario en un country de la selecta ciudad de Yerba Buena.
Esta condena llevaba a ser degradado de sus cargos militares, y señalado como ‘’infame traidor a la Patria”. Había dejado de ser general. Era un ciudadano más, un reo común, más allá de donde cumpliera su sentencia.

Fue la única vez en que enfrentó un juicio, ya que los otros en los que estaba como imputado no pudieron llevarse a cabo por su estado de salud. Como el que estaba sustanciándose en estos momentos.

Fue elegido, a distintos cargos políticos, en ocho oportunidades. Representaba así la profunda herida abierta en la sociedad tucumana. Sus cicatrices todavía se notan, a pesar del tiempo transcurrido.

Llegó al poder de la mano del fracaso de los políticos, pero cuando se convirtió en uno de ellos, no mostró diferencia alguna con los que había criticado. El descubrimiento de sus cuentas en la banca Suiza marcó un antes y un después en la manera en que se lo veía en la sociedad tucumana.

Allí comenzó su caída. Su desaparición política anticipó esta de ahora.

Pasó de una adhesión popular que todavía genera estudios sociológicos, a esta cuasi indiferencia de hoy.

Antes había sido Néstor Kirchner presidente, la Corte anuló las disposiciones que permitían la impunidad de los genocidas del Proceso Militar.

Hoy los genocidas de entonces son juzgados a lo largo y a lo ancho del país.

Hoy se busca Justicia, no venganza.

Ayer murió Bussi, nadie lo mató. No tendrá velorio militar, ya no era general.

Cristina sola: sin oposición y sin apoyos electorales

Publicado 24 octubre, 2011 por macuello
Categorías: Uncategorized

Tags: , , ,

El porcentaje obtenido por Binner no justifica afirmar que es la segunda fuerza. Además el socialista perdió en su provincia. A pesar de ser terceros, el radicalismo afianza su recuperación.

Esa es la verdadera instantánea de las elecciones pasadas. A lo que hay que agregar que los ultra opositores, como Duhalde o Carrió, quedaron expulsados del apoyo popular.

El “Alberto” terminó siendo un personaje simpático de la campaña presidencial, pero nadie le quita su ascendiente en San Luis quedando esta como la única provincia donde no ganó Cristina.

Tan fuerte es el nuevo liderazgo de la reelecta presidenta en el peronismo, que bastó su “perdón” para que Carlos Menem se alzara con la mayoría de los votos para senadores.

Mauricio Macri se asoma como el jefe de la derecha argentina, o centro derecha, con más justificación luego del triunfo en Vicente López de su primo Jorge Macri.

Y esto es nada más que una consecuencia de que la primera fuerza, la segunda y la tercera de la Argentina, es decir peronismo, socialismo y radicalismo son de centro izquierda o progresistas. Y representan más del 80 % de los argentinos.

Lo que hace bastante improbable que los argentinos viren mayoritariamente a la derecha. Y que Macri sea quié lo lidere.

Cristina llamó a la unidad nacional. Es necesaria para los tiempos que se vienen. Que serán difíciles por el contexto internacional, a pesar de que el propio FMI proyecta para nuestro país una tasa de crecimiento para el año que viene solo será superada por China.

La unidad de América del Sur pareciera ser el camino elegido por la presidenta reelecta. Así lo muestra el incipiente diseño de una política común en las economías del UNASUR. Pero más que nada el hasta ahora sólido acuerdo con Brasil, vía Lula-Néstor Kirchner y ahora continuada por DilmaRouseff y Cristina Fernández.

Por primera vez en muchos años se habla nuevamente de Patria. Por primera vez desde hace tiempo que se habla de amor y esperanza. Como dijo Cristina, esta plaza (refiriéndose a la de Mayo) ahora es del amor y la esperanza y no la de los desencuentros y el odio.

Cristina ha superado muchas cosas, como ella lo dijo, hace dos años en esa misma plaza estaba
plasmado el desencuentro de los argentinos. Ese reconocimiento es en realidad la base de este triunfo aplastante de hoy.

La Ley de Medios y su aplicación se viene fuerte.

Obtuvo también más votos que Ricardo Alfonsín padre, es la más votada de todos los presidentes desde el retorno a la Democracia. También la primera presidenta reelecta de América.

Solo Perón, el del ’73, fue el más votado. Luego ella.

 

Elecciones en Tucumán: un huracán de realidad

Publicado 29 agosto, 2011 por macuello
Categorías: Uncategorized

Tags: , , , ,

Los que plantearon la no re-reelección como eje de campaña deberían estar arrepentidos. Hoy a la luz de los resultados se podría decir que fue plebiscitada y aprobada. Alfonsín no ayudó pero Cristina sí. Incluso Alperovich obtuvo más votos que ella.

Y estos son los candidatos de la UCR, por lo menos los candidatos a legisladores de la Capital. Incluso el hecho de que perdieran de manera abrumadora sus propuestas legitima no solo el posible objetivo político de Alperovich (la supuesta reelección indefinida) sino que también “blanqueó” el hecho de que el primer candidato a concejal, Avignone, iba por su re-reelección.

O se podría decir que en realidad la gente no rechazó su propuesta, sino que lo que hizo es votar la continuidad de Alperovich al frente del ejecutivo provincial.

Pero lo más importante que dejaron estas elecciones para los derrotados es que TODAS LAS DENUNCIAS REALIZADAS contra el gobierno fueron dejadas de lado por la sociedad, o por lo menos esa mayoría que lo votó ahora.

Inseguridad, corrupción y otras cuestiones fueron pasadas a segundo plano. No quiere decir que han desaparecido. Pero se han privilegiado otros elementos de valor a tener en cuenta por la oposición a la hora de considerar las causas de las derrota.

Cargar las tintas en el principal partido de la oposición la UCR, no tiene mucho sentido. Y también porque en estas elecciones han desaparecido muchos de los actores de la política tucumana de los últimos tiempos, como Jerez, Cirnigliaro, Parajón, Olijela Rivas, los Heredia, Cúneo Vergés, los primos Juri, además de muchos “ex-bussistas” acoplados al alperovichismo.

Nada que ver con el “campo” hizo pie en el electorado. Casañas fue un desdibujado compañero de una fórmula que a los postres no traccionó apoyando la lista de legisladores del Acuerdo, tan notorio fue esto que en el este tucumano no obtuvieron un representante.

Dentro de poco hay elecciones nuevamente, las más importantes: las presidenciales. Las PASO fueron la ventana por donde la realidad se coló en la política de los últimos tiempos. Los actores políticos perdidosos en ella no supieron leer lo que mostraba.

Hoy perdieron nuevamente. Como en Estados Unidos, los ciclones y huracanes cada tanto hacen sentir pequeña a la nación más poderosa del mundo, aquí en Tucumán sopló un huracán de realidad.

La clase política hoy derrotada deberá analizar seriamente lo que ha pasado, los bolsones no son la excusa, en lugares mucho más privilegiados como en Yerba Buena la realidad se impuso sin atenuantes.

Tucumán necesita una mejor calidad institucional, pero esta se elevará cuando se eleve la calidad de la oposición.

O esta desaparezca para dar lugar a una nueva, con nueva gente.


A %d blogueros les gusta esto: